¡Sois todos unos subvencionados!

Veieu aquí l’article en català

En este país lo peor que te pueden decir es que eres un subvencionado. Con esta maldición, te quitan de un plumazo toda legitimidad o derecho a ser escuchado o considerado. No eres nadie, lo que digas no sirve para nada, porque en el fondo estás a sueldo de la máquina, del Gran Hermano que todo lo controla, del Estado. Eres lo peor, ya está, otro a sueldo del Gobierno, ¿qué iba a decir? ¡Qué pesados ​​, siempre pidiendo y mirando por lo suyo!

Supongo que nadie piensa eso de la mayoría de servicios y cosas que el propio Estado hace por sí mismo, y que en el fondo nos salen a todos más baratas por estar ‘subvencionadas’. Imagínese saber que en el fondo somos todos unos subvencionados, todos y cada uno de nosotros, por no pagar el transporte público o la Universidad de nuestros hijos a su precio real, qué mal rato. ¡Chitón! Que no salga de aquí.

Cuando las entidades de cooperación no reciben subvenciones públicas, se dan a sí mismas un áurea de legitimidad insuperable. Incluso, pueden ser agraciadas con la visita de un Muy Honorable Presidente de periplo místico por la India, como para reconocer este punto de autenticidad que el resto, pobres mortales, no han conseguido. Todavía hay clases, pequeños, y si vives de tus socios y de donaciones particulares, eres el sheriff .

Ahora bien, si osas llevarle la contraria al poder, te puede pasar que te digan que eres un subvencionado. No porque lo seas , sino para expresar la poca consideración y la bajeza moral en la que piensan que vives. Una señora le espetaba eso, vía twitter , esta semana, a Amnistía Internacional, por negarse a tomar parte de los actos del Tricentenario de l’Onze de Setembre. ¡Sois unos subvencionados! Una de las entidades probablemente más independientes, política y económicamente, que se enfrenta cada día a todas las dictaduras y aprendices de democracias del mundo, de repente era en realidad una ‘subvencionada’, que hacía lo que le decía la voz de su amo en Madrid. Nuestra twiteadora anónima se añadía así a la indignación que hacía hervir las redes con el eslógan #esborratdamnistia.

Lo que os decía, otros subvencionados, que quieren mantener el culo caliente. Claro que muchos tenían la solución al problema: si en lugar de ser Amnistía España fuera Amnistía Cataluña, entonces no hubieran claudicado al ‘diktat’ de Madrid. Pero si es en el fondo la misma entidad y filosofía (de subvencionados de pacotilla), ¿no se bajarían entonces y una vez independientes , los pantalones igualmente con los deseos de palacio en Barcelona?

Qué poco acostumbrados que estamos a este país a la independencia. A la de la sociedad civil, quiero decir .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s